Torrijas

A quien le amarga un dulce…. a mí no :). Soy la persona más dulce que existe en el mundo mundial 😉 y cuando llegan estas fechas quien no come torrijas con lo ricas que están, aunque bueno yo las hago cada vez que me da el antojo ♥ . No hay ninguna excusa para no hacer esta delicia de receta dulce, tan fácil  y tan tradicional. Existen muchas versiones de torrijas , ( aunque la base principal todos sabemos cual es )  pan, leche, azúcar, canela y huevos. Ingredientes de andar por casa. La receta que os dejo  hoy en mi blog, es la tradicional con azúcar y canela.

Al lío 😉

Ingredientes:

  • 1 barra de pan del día anterior.
  • 1L – 1/5L de leche ( dependiendo de la cantidad de rebanadas de pan ).
  • 3-4 Huevos.
  • Azúcar.
  • Canela en rama.
  • Canela molida.
  • La cascara de una naranja.
  • 1 Vaina de vainilla.

IMG_4424Elaboración:

En un cazo ponemos la leche, junto con la cascara de naranja, la canela en rama y la vaina de vainilla que abriremos con la punta de un cuchillo en forma de libro, para extraer las semillas e incorporarlas a leche junto con la vaina entera.

Ponemos el cazo al fuego e iremos removiendo la leche de vez en cuando, teniendo cuidado de que no se pegue. Cuando la leche comience a hervir retiramos del fuego y tapamos  con una tapadera para aromatizar la leche. Dejaremos reposar tapado 15 minutos.

Por otro lado vamos cortando la barra de pan de forma diagonal y con un ancho de mas o menos unos 3 cm. Pasado el reposo de la leche la vertemos en un bol grande, para que atempere un poco. Batimos los huevos en otro bol y preparamos un plato con azúcar y canela molida. Preparamos nuestra sartén con aceite de oliva virgen extra, yo suelo utilizar un cazo hondo , así no necesitaremos  tanto aceite y las voy friendo de dos en dos.

Cogemos nuestras rebanadas de pan, las sumergimos en la leche con la ayuda de dos cucharas y cuando estén bien empapadas ( sin llegar a romperse ) las echamos en el huevo y del huevo a la sartén. El aceite tiene que estar caliente para que nuestra torrija quede tostada pero sin perder  por dentro, la humedad que le proporciona la leche. Para quitar el exceso de aceite las dejamos sobre papel absorbente de cocina. Una vez listas las pasamos por azúcar y canela. Esto es una lujuria que no tiene nombre,  😉 aquí en casa han durado un día ♥

Espero que las hagáis  y me contéis que tal os han salido.

Enjoy 😉

IMG_4416

Escalibada ( verduras asadas )

Quien nos iba a decir que un plato tan sencillo podría estar tan rico, a mi es una receta que me encanta porque puedes hacerla muy rápida y al cocinarse en el horno, tienes más tiempo para poder dedicarte a otros menesteres ;). Tan solo tienes que pelar y cortar eso sí con un poquito de paciencia mientras que lo vas preparando todo con mucho amor. La cocina es paciencia y si te gusta no te pesa, o por lo menos a mí no :). Vamos con los ingredientes

Al lío 😉

Ingredientes:

  • 3-4 patatas ( dependiendo del tamaño de las patatas ),  comprar una patata que sea para asar, son las más indicadas para este tipo de receta.
  • 1 Calabacín.
  • 1 Berenjena.
  • 1 Pimiento Rojo.
  • 2-3 Pimientos verdes ( dependiendo del tamaño ).
  • 2 Cebolletas frescas ( yo las uso frescas, si queréis se las añadís añejas, os lo dejo a vuestro gusto ).
  • 1 Cabeza de ajos.
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Romero fresco.
  • Tomillo fresco.
  • Vino oloroso 1/2 vasito  (  Jerez o Montilla Moriles ) esto es opcional pero le aporta un sabor muy rico.

 

Elaboración: ( Precalentar horno 180 G )

Pelamos las patatas y las reservamos mientras en un bol con agua. Las demás verduras van todas con su piel, las lavamos muy bien y las vamos cortando todas mas o menos al mismo tamaño, así se asaran todas por igual. El pimiento rojo y el verde lo cortamos en tiras. Vamos echando todas las verduras en nuestra bandeja de horno y por último cortamos las patatas con el mismo tamaño que el  resto de las verduras.  Sacamos los ajos de la cabeza y los dejamos con la piel, les hacemos una pequeño corte al ajo para que así se impregne con los jugos que vayan soltando todas las verduras. Una vez tengamos  todas nuestras verduras en la bandeja de horno, echamos el romero fresco y el tomillo, yo no se  lo pongo entero voy sacando las  hebras tanto del tomillo como del romero,esto le aportará un sabor magnifico. A continuación le añadimos la sal, la pimienta y un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra y removemos todo muy bien con las manos para que todas las verduras y las patatas queden bien impregnadas. Le añadimos por último el vasito de vino oloroso y volvemos a remover todo muy bien con las manos. Tapamos la bandeja con papel de aluminio. Metemos en nuestro horno entres una hora, hora y media y vamos removiendo de vez en cuando con una cuchara para que las verduras vayan cogiendo todos los jugos. Si vemos al probar que queda soso, rectificamos de sal y volvemos a tapar de nuevo, hasta que la patata principalmente este echa. Yo lo acompaño con un huevo frito y esta de lujo , un buen pan para no parar de mojar, todo un vicio ♥♥

Ya me contaréis que tal 😉

Enjoy 😉

 

 

 

IMG_4414.jpgIMG_4413 (1)

Divinos pucheros, Potaje de garbanzos con espinacas y bacalao

Hola de nuevo!! Hoy os dejo colgada en el blog , una receta de un puchero divino 😉 , esta tan rico que yo incluso lo preparo no solo en invierno. Hay muchísima gente que en la época de cuaresma , lo tienen muy presente en sus hogares. Los guisos tradicionales de cuchara, son muy socorridos y si tenemos olla express , muchísimo mejor 🙂 , son rápidos y muy fáciles de hacer. A mi particularmente me resultan muy ricos y con un buen pan ( colgaré la receta del pan que yo elaboro ), para que  no pararéis de mojar en el divino puchero. Vamos con los ingredientes.

Al lío 😉

Antes de cocinar. Preparación del bacalao.

Uno de los pasos más importantes es la elección de los garbanzos, los tienes como legumbre seca o ya cocida.

Os recomiendo emplear garbanzos secos porque permiten controlar el punto de sal del guiso al evitar los tratamientos que traen los enlatados.

El día anterior ponemos los garbanzos en agua templada con un puñado de sal y los dejamos en remojo durante la noche, normalmente 12 horas.

Debemos lavarlos después para quitar posibles impurezas y que no se nos cuele ningún garbanzo estropeado.

Pasado este tiempo solo nos quedará escurrir y apartar hasta el momento de preparar nuestro potaje.

Si vais a emplear garbanzos ya cocidos lavadlos muy bien sin que quede ningún resto de la gelatina que rodea a el garbanzo y añadiremos al final de la cocción de nuestro guiso, solo para que se impregnen bien del sabor del resto de los ingredientes.

Igualmente os recomiendo con las espinacas, mejor frescas que congeladas. Si queréis utilizar acelgas, le van perfectas a este potaje.

El bacalao yo lo utilizo ya desalado, de buena calidad, le retiramos la piel ya que solo utilizaremos la parte carnosa.

Ingredientes:

  • 300 gr de garbanzos secos.
  • 300 gr de bacalao.
  • 250 gr de espinacas frescas.
  • 2 cebollas medianas.
  • 2 zahorias grandes
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 rebanada de pan
  • 1 cucharada de postre de pimentón de la Vera dulce.
  • 1 hoja de laurel.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Elaboración:

Para cocinar los garbanzos podemos optar por la manera tradicional, una hora y media a fuego lento en una olla, o por la más practica, usando la olla express. Con ella en tan salo 15-20 minutos tendremos listos los garbanzos. En la olla rápida echamos un litro de agua, 2 dientes de ajo pelados, la hoja de laurel y los garbanzos ya remojados de la víspera. Cerramos la olla y ponemos a fuego alto y cuando comience a salir vapor, bajamos a fuego bajo y cocinamos 15 minutos.

Mientras se cocinan los garbanzos, vamos a preparar el sofrito. Picamos fino uno de los dientes de ajo y pelamos el otro. Pelamos las cebollas y las picamos en juliana pequeña. Pelamos y troceamos las zanahorias en rodajas no muy gruesas.

 

En una sartén amplia vertemos aceite de oliva virgen extra, y freímos el ajo a fuego medio. En cuanto empiece a tomar color dorado, retiramos el ajo entero. Añadimos la cebolla y las zanahorias y seguimos sofriendo. Salamos al gusto. Cuando este pochada, apagamos el fuego y dejamos atemperar un poco el aceite. Añadimos una cucharada de postre de pimentón de la Vera y removemos bien para que se integre perfectamente en el sofrito. Reservamos.

Pasado el tiempo de cocción de los garbanzos, dejamos que se libere todo el vapor de la olla antes de abrir.

Pasamos el caldo colado a otra cazuela junto con los garbanzos (

quitar el ajo y el laurel ).

Ponemos esta cazuela a fuego medio. Cuando empiece a coger temperatura, vertemos el sofrito y removemos bien. Echamos ahora en varias tandas las espinacas, que en poco tiempo irán reduciendo su tamaño.

Rectificamos de sal y dejamos cocinar unos minutos.

Desmigamos el bacalao en trozos que luego podremos comer de un bocado. Añadimos a la cazuela y movemos “en vaivén” ( por las asas ) para que se vayan mezclando todos los ingredientes. Bajamos a fuego bajo.

En 5 minutos estará listo nuestro potaje. Pero mientras tanto vamos a preparar nuestro toque final.

En una sartén con un poquito de aceite de oliva, freímos la rebanada de pan, vuelta y vuelta hasta que este dorada y crujiente.

En un mortero echamos la rebanada de pan migada y el diente de ajo que teníamos reservado. Machamos y hacemos un majado.

Pasados los 5 minutos desde que echamos el bacalao, añadimos el majado.

Con este truco le daremos consistencia al caldo y un sabor muy rico.

Servimos bien caliente.

Y a disfrutar de este delicioso plato de cuchara, que sienta de maravilla incluso en días que no haga tanto frío.

Hasta la próxima receta. ♥

Enjoy 😉

 

Bizcocho de chocolate

 

Hola de nuevo! Hoy os traigo una receta de este maravilloso bizcocho de chocolate, si, mi perdición, me encanta el chocolate, el chocolate negro me vuelve loca. Es una receta super sencilla de realizar y queda un bizcocho  con una esponjosidad increíble. Muy apetecible para desayunos o meriendas. Vamos con los ingredientes

Al lío 😉

Ingredientes:

  • 240 gr de harina de trigo.
  • 250 gr de azúcar.
  • 80 gr de cacao puro sin azúcar añadidos.
  • 2 cucharaditas de levadura química.
  • 2 huevos a temperatura ambiente.
  • 120 ml de aceite de oliva suave o girasol.
  • 150 ml de leche entera o semi desnatada.
  • 150 ml de agua.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.

Elaboración: ( precalentar horno a 180 G )

Empezamos tamizando en un bol,  la harina junto con la levadura química o polvos para hornear. A continuación tamizamos el cacao junto con la harina y la levadura química y mezclamos bien ambos ingredientes. Reservamos.

Vamos ahora con los ingredientes líquidos, en un bol amplio ponemos los huevos y la cucharadita de esencia de vainilla, agregamos el aceite y el azúcar e integramos todo muy bien con unas varillas. A continuación echamos en tandas de tres veces los ingredientes secos que teníamos reservados ( harina, cacao y levadura química ) juntos con los líquidos y vamos removiendo e integrando todo muy bien, incorporando también la leche poco a poco. Cuando lo tengamos todo bien integrado, veréis que es una masa muy densa, incorporamos el agua caliente ( meteremos el vaso unos minutos al microondas , no tiene que hervir el agua ) se la añadimos a la masa e mezclamos todo muy bien con las varillas. Veréis que la masa está   menos densa y más ligera, y nos quedará un bizcocho muy jugoso y esponjoso. Con la masa lista la volcamos en nuestro molde, yo utilice un molde rectangular de silicona de 26 cm de largo por 13 de ancho, podéis utilizar el molde que tengáis en casa, eso sí, si no tenéis un molde de silicona o bien lo forráis de papel de hornear tanto en la base como en las paredes o le pondréis mantequilla por la base y las paredes con un poquito de harina, desechando el sobrante de la harina, así evitareis que vuestro bizcocho no se pegue a la hora de desmoldar.  Os dejo la foto aquí  de mi molde  😉

IMG_4407

Una vez listo, lo introducimos en el horno que previamente habremos precalentado a 180 G con calor arriba y abajo, dejaremos nuestro bizcocho alrededor de 50 minutos, dependerá también del horno que tengamos en casa. Importante no abrir la puerta del horno los 30 primeros minutos de cocción, así evitaremos que nuestro bizcocho se nos baje. Pasados los 40 minutos mas o menos abrimos y pincharemos con una palillo para comprobar si nuestro bizcocho esta hecho. Si nuestro palillo sale totalmente seco, estará listo para sacarlo del horno. Si comprobáis que no sale limpio y necesita mas cocción, lo tapáis con papel de aluminio para evitar que se queme la parte de arriba del bizcocho y lo dejáis unos minutos más.  Una vez terminado sacamos nuestro molde del horno, dejamos templar y desmoldamos nuestro bizcocho para que se enfríe en una rejilla.

Y listo para probar, yo lo acompaño con mermelada casera de fresa , la fusión del chocolate negro con la fresa me rechifla  ;). Tenéis la receta de mermelada, aquí en el blog.

Espero que lo disfrutéis mucho.

Nos vemos pronto de nuevo por aquí y no dejéis de visitar mi blog.

Enjoy 😉

IMG_4249 (1)

Crema de calabaza

Hola de nuevo!

Con el otoño llegan los platos calentitos y esta crema de calabaza ya tocaba,como apetecen verdad?? Además ahora con este fresquito es lo que apetece. Hoy la protagonista sera la calabaza, haremos una receta fácil, rápida de hacer muy reconfortante y muy saludable.

Al lío 😉 

Ingredientes:

  • 150 gr de cebolla.
  • 150 gr de puerro.
  • 700 gr de calabaza.
  • 100 gr de patata.
  • 150 gr de leche o nata.
  • 150 gr de agua.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Nuez moscada.

Elaboración:

Ponemos nuestro cazo al fuego y agregamos el aceite de oliva virgen extra, a continuación echamos la cebolla picada en pequeños trozos y el puerro. Salpimentamos y removemos unos minutos hasta que transparente la cebolla y el puerro. Bajamos el fuego para que no se nos queme.

Añadiremos la calabaza, que previamente hemos partido en trozos pequeños, la patata pelada en trozos y removemos todo unos minutos. Le incorporamos la nuez moscada rayada y rectificamos de sal y pimienta si fuera necesario. Añadimos el agua y dejaremos cocer a fuego medio durante 30 minutos o hasta que la verdura hablande.

Una vez que comprobamos que la calabaza y la patata esta tierna, pasaremos por el chino o trituraremos. Una vez triturado y comprobando que no queden restos en nuestra crema, añadiremos la nata para cocina y removeremos hasta que todo quede bien integrado. Decoramos con perejil picado y la tenemos lista para servir. Una delicia y sienta de maravilla con estos fríos.

Espero veros pronto de nuevo por aquí y no dejéis de visitar mi blog.

Enjoy  😉

Consejo: Si vais a utilizar la leche en vez de nata, incorporad la leche cuando haya añadido el agua en el momento de la cocción de nuestra crema.

IMG_4220

 

 

 

 

 

Croquetas de carne de cocido

IMG_4220Hola de nuevo! os traigo una recetita que es toda una perdición y una auténtica lujuria, si sois amantes de las croquetas. Las he probado de todas formas y maneras, rellenas de gambas, muy ricas, de bacalao, de espinacas con piñones, de rabo te toro, de jamón otra perdición para mi  ;). Podría estar nombrado rellenos de croquetas hasta mañana, jejeje pero las auténticas croquetas de cocido son lo más. Mi  señora madre hacía cocido y de un día para otro reservaba la carne que sobraba para realizar esta delicia.

Esta receta he de decir porque soy franca y sincera que la hice según el canal de una chica muy apañada y muy profesional, Las recetas de MJ, la sigo desde hace tiempo y todo lo que hace me encanta, la verdad, a si que va por ella y por mi madre por supuesto y os cuelgo aquí en mi blog la recetita completa paso a paso para que os salgan super ricas

Vamos al lío!!! 😉

Ingredientes:

  • 750 gr de restos del cocido ( gallina, jamón, tocino ibérico y ternera ) .
  • 1/2 cebolla grande.
  • 100 gr de mantequilla.
  • 100 gr de harina.
  • 1 litro de leche entera templada.
  • 2-3 huevos.
  • Harina de trigo.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Nuez moscada.

Elaboración:

Picamos todos los restos del cocido con un cuchillo, como dice Mj en su canal, es mucho mejor hacerlo a cuchillo que con un procesador de alimentos , ya que nos encontraremos los trocitos de carne y estarán mucho más ricas. El trocito de tocino ibérico, le aportara untuosidad a la masa de las croquetas.

Echamos un chorreón de aceite de oliva virgen extra a nuestra cazuela, y agregamos la cebolla picada, salamos ligeramente y sofreímos hasta que la cebolla transparente. Incorporamos 100 gr de mantequilla, cuando este totalmente derretida echamos 100 gr de harina de trigo, removemos hasta que se haya cocinado e incorporamos los 750 gr del resto de cocido picados, removemos bien para mezclar la carne con la cebolla.

Vamos incorporando la leche poco a poco y removiendo bien para integrarla, rallamos un poco de nuez moscada y un poco de pimienta molida.

Seguimos incorporando la leche, en total le he añadido 1L de leche entera, rectificamos de sal si fuera necesario y seguimos removiendo.

La masa estará lista cuando veáis unas burbujas grandes en vuestra masa de croquetas, y la masa haya espesado. Volcamos la masa en un recipiente, dejamos que enfrié a temperatura ambiente, tapamos con flim transparente una vez frías y reservamos en la nevera un mínimo de 3 horas, a mi me gusta de un día para otro.

Vamos entonces a liar nuestras croquetas.

Para hacer vuestras croquetas, necesitaréis 2 o 3 huevos dependiendo del tamaño de los huevos, también harina de trigo y pan rallado.

Con ayuda de un tenedor cogemos un poco de masa, la cantidad dependerá del tamaño que queramos que tengan nuestras croquetas, le damos forma con las manos y pasamos por harina. Sacudimos bien y pasamos por huevo batido y de aquí  al pan rallado.

Para freír nuestras croquetas, yo las hago en un cazo, así necesitaremos mucho menos cantidad de aceite para cubrirlas totalmente.

Echamos tandas de 3 croquetas cuando nuestro aceite este bien caliente y vamos volteando nuestras croquetas para que queden doradas por todas partes.

Sacamos y escurrimos en papel de cocina para que absorba el resto de aceite y al lío  🙂

Espero que os haya gustado la receta y  las hagáis, ya me contaréis que tal os han salido.

Seguid visitando mi blog, iré colgando recetitas ricas y fáciles.

Nos vemos pronto 🙂

Enjoy  😉

 

 

 

 

 

 

IMG_4223

Nidos de pasta Filo con yogur griego y frutos rojos

La masa filo o pasta filo es una masa empleada en la gastronomía del Medio Oriente y que se caracteriza porque se extienden en hojas muy finas, casi translúcidas. Se usa a menudo en capas superpuestas, que recuerdan a un hojaldre , aunque su elaboración sea muy distinta.  La masa filo esta hecha de harina de trigo , agua, un poco de aceite y algunas gotas de raki o de vinagre blanco.Tiene múltiples usos, pero a mi en concreto me encanta para realizar postres.  Aquí os dejo una receta súper facil y se hace en un plis. Ingredientes muy básicos que solemos tener en nuestra nevera.

Al lío!!! 😉

Ingredientes:

  • 2 hojas de pasta filo.
  • Mantequilla derretida para pintar la masa.
  • 2 yogures griegos naturales.
  • 2 cucharadas de queso macarpone.
  • 2 cucharadas de miel.
  • Frutos rojos al gusto ( yo las hice con arándanos y frambuesas) podéis ponerles grosellas o la fruta que más os guste. Cuando entre la temporada de los higos, probad a ponerlos en vuestros nidos, le da un sabor espectacular !.
  • Ralladura de chocolate negro.

Elaboración: ( precalentar horno a 190-200 Gr).

En la mesa de trabajo ponemos papel especial para horno y colocamos encima la pasta filo.

Partimos la pasta filo en cuadrados, yo los hice con una regla y fuí cortando los cuadrados hasta obtener la cantidad necesaria para realizar la receta. Los nidos tienen que formar tres capas de pasta filo, por lo que dependiendo de los que vayáis hacer, tendréis que cortar más o menos pasta filo. Pintamos todos los cuadrados que vayamos a utilizar con mantequilla derretida.

Colocamos los cuadrados de pasta filo super puestos a modo de forma de estrella (3 unidades por cada, recordad), los metemos en un molde metálico, donde solemos hacer nuestras magdalenas o muffins, bien en uno con varios agujeros o bien individuales,  como lo tengáis en casa. Cuando pongáis la pasta filo dentro de vuestros moldes, ayudaros con una bolita de los recortes de pasta filo y ajustarla lo máximo posible al molde empujando suavemente sin que se rompa. Una vez que tengamos todos nuestros nidos echos, los llevamos al horno, 10-15 minutos a 190 Gr. Id mirando que cogen colorcito muy pronto. A mi personalmente me gustan con esa textura, super crujientes.

Una vez que estén listos, los sacamos del molde y los ponemos en una rejilla para que se enfríen.

Para preparar el relleno, ponemos los dos yogures junto con las dos cucharadas de queso mascarpone y las dos cucharadas de miel y lo mezclamos en un bol hasta que la miel este bien integrada con el resto de ingredientes. Podéis utilizar una batidora de mano para hacer la mezcla.  Ya tenemos todo listo para decorar nuestros nidos , vamos echando dentro de los nidos nuestro relleno con una cuchara y decoramos con los frutos rojos y la ralladura del chocolate negro, yo lo hice al momento con un pelador de patatas y quedo el chocolate muy bien. Dispuestos a probar????

Espero que os haya gustado y sigáis visitando mi blog.

Nos vemos en mi próxima receta

Enjoy 😉

IMG_4385

Lasaña de patata y pechuga de pollo

La lasaña de patatas o pastel de patatas y pechuga de pollo cocida, es uno de esos platos sencillos de preparar, absolutamente deliciosos y que no requieren de muchos ingredientes. Este plato es muy resultón para salir de un apuro, quedaréis como Dios 🙂

Vamos  a ello!!!

Ingredientes:

Para 4-6 personas:

  • 3-4 patatas
  • 12 lonchas de pechuga de pollo cocida (yo le puse pechuga de pollo, podéis ponerle pechuga de pavo o bien jamón cocido, os lo dejo a vuestro gusto. La cantidad de lonchas dependerá del corte del embutido, el jamón cocido, las piezas de corte suelen ser más grandes, por lo que la cantidad deberá de ser menor, como unas 6 lonchas, eso si, todas muy finas ).
  • 40 gr de queso parmesano.
  • Queso gruyere.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 20 gr de mantequilla.
  • 20 gr de harina de trigo.
  • 300-350ml de leche.
  • Nuez moscada.
  • Pimienta.
  • Sal.

IMG-20180228-WA0003

Elaboración: (precalentar horno a 190Gr)

Pelamos las patatas con un pelador para evitar quitar la menos carne posible a las patatas, yo para cortarlas todas del mismo grosor, utilizo una mandolina y quedan super finas, si no tenéis mandolina os toca coger el cuchillo y dejarlas lo mas finas posibles. Las ponemos en un bol y las salpimentamos, agregamos un chorrito de aceite de oliva y el queso parmesano rallado.Integramos todo los ingredientes bien con las manos. Vamos con el montaje de esta receta divina, yo utilicé un molde de plumcake de silicona rectagular  lo ideal sería desmontable, el mío no lo es, será  mi próxima compra porque es muy útil para este tipo de recetas.Si os fijáis en la foto que aparece en mi blog de la lasaña es de forma redonda,me sobraban patatas después de haber montado el plumcake y  lo hice en un molde redondo de los que se utilizan para montar los platos que queden vistosos, bueno vamos al lío que me estoy enrollando demasiado. Cogéis vuestro molde el que tengáis y empezamos con una capa de patatas como un dedo de grosor y a continuación ponéis la pechuga de pollo o bien el embutido que hayáis elegido a vuestro gusto, seguimos con otra capa de patatas y seguidamente otra de pechuga de pollo y repetimos la misma operación hasta acabar con una capa de patatas,Yo en total puse 4 capas de patatas y 3 de pechuga de pollo. Lo tapamos con papel de aluminio y nos lo llevamos al horno.El mío estuvo exactamente en el horno 1 hora y 30 minutos, lo que podéis hacer cuando lleve una hora es levantar el papel de aluminio y comprobar como esta la patata, si la tenéis lista lo sacáis del horno.

Vamos con la bechamel, mientras que tenéis vuestra lasaña en el horno, podremos ir preparando nuestra salsa de bechamel, arriba en la tabla de los ingredientes os indico las cantidades exactas para realizar vuestra salsa bechamel. En un cazo echamos la mantequilla y cuando este derretida, agregamos la harina y la tostamos unos minutos junto con la mantequilla, seguidamente vamos incorporando la leche a temperatura ambiente poco a poco y sin dejar de remover con unas barillas, agregamos nuez mozcada y pimienta negra, la cantidad de espesor de la bechamel será al gusto, si os gusta más  liquida añadirle mas leche. Ya tenemos lista nuestra lasaña, la sacamos del horno y en el mismo molde echamos la bechamel y el queso gruyere y horneamos pero solo en modo gratinado para fundir el queso y que quede doradita, unos 15 minutos. Cuando este lista la sacamos y servimos con mas salsa bechamel  y a disfrutar del plato.

Espero que os haya gustado y sigáis visitando mi blog.

Enjoy 😉

 

Consejos:

Si sois amantes de la salsa bechamel, entre capa y capa de patatas y pechuga cocida, podéis añadir la bechamel, os lo dejo a vuestro gusto 😉

IMG_20180228_165027-ANIMATION

Arroz Jazmín

Una peculiaridad muy importante de este arroz, es su aroma.Para saber si es un arroz de buena calidad, en el momento que la bolsa sea abierta, notaréis el aroma de este exquisito arroz. Igualmente cuando lo estéis  cocinando, apreciareis su aroma.

Elaboración:

Paso 1 tenemos que lavar nuestro arroz, para ello lo introducimos en una olla, lo cubrimos de agua y removemos para quitarle el polvo o las pequeñas impurezas. Retiramos toda el agua y en la misma olla, añadimos la cantidad de agua exacta  con la que lo vamos a cocinar.La proporción es una taza de arroz por 1-1/4 de agua, lo movemos un poco con las manos, añadimos sal al gusto y cocemos a fuego fuerte con la olla tapada.Cuando empiece a hervir lo bajamos a fuego medio y cocinamos unos 12 minutos o hasta que se evapore toda el agua con la tapa de la olla puesta. Dejamos reposar 10 minutos más y estará listo para servir.

Enjoy 😉

 

rice-768x487